Entradas populares

¿Es UPyD una alternativa real para un país en crisis?

En un contexto de desánimo y desesperación creciente generado por una coyuntura económica extremadamente delicada, España se enfrenta en tan solo un par de meses a unas elecciones generales, adelantadas precisamente por ese contexto. La gente está cansada, el país también. Muestra de ello es el descontento general que se respira en el ambiente. Descontento con el gobierno, pero también con la oposición, que lleva 7 años observando los errores del presidente Zapatero sin hacer demasiado ruido. La sociedad española ha dejado de creer en la clase política de nuestro país. Y en medio de esta crisis económica y social, irrumpe con fuerza un partido centro liberal de corte socio democrático que nació en 2007 y cuya intención es terminar con el arraigado bipartidismo que existe en España y fomentar una participación más plural por parte del resto de partidos políticos dando una oportunidad a los representantes minoritarios.


Fernando de Santiago en la campaña del 22M

UPyD se presenta a sí mismo como la alternativa a este bipartidismo. La cuestión es si realmente puede llegar a serlo. Por norma general, UPyD es un partido desconocido entre la inmensa mayoría de la población. Desde su creación, Rosa Díez cofundadora del partido y única diputada del mismo en el Congreso, se ha quejado del caso omiso que le hacen los medios, que incluso en ocasiones le han vetado. En este sentido Fernando de Santiago, concejal por UPyD en el ayuntamiento de Tres Cantos (Madrid) tiene una opinión bastante clara. Unión Progreso y Democracia no es de momento una alternativa real porque todavía no cuenta con la fuerza necesaria. En las elecciones del 20N su objetivo es llegar a 5 parlamentarios y superar el 5% de los votos a nivel nacional para poder formar Grupo Parlamentario propio. Se trata, según palabras del portavoz, “de un objetivo muy ambicioso y difícil como consecuencia, entre otras cosas, de la ley electoral. No hay que olvidar que somos un partido pequeño, con cuatro años de vida”.